Saltar al contenido

Australian Cattle Dogs

Conoce todo lo que quieres saber acerca de esta raza de perros medianos, también conocidos como Perro Australiano de Ganado, Heelers Australianos, Perro Ganadero Australiano o simplemente, Ganadero Australiano.

Origen

Como su nombre lo indica, los perros Australian Cattle son originarios de Australia. La historia de la raza se remonta al siglo XIX, cuando los ganaderos británicos emigraron a Australia para encontrarse que los perros de pastoreo raza Smithfields que habían traído con ellos no se ajustaban bien al nuevo ambiente debido a los rigores del clima: sufrían el calor, se agotaban por tener que transitar grandes distancias y a veces resultaban heridos por el ganado.

Entonces, en 1830 se cruzó los Smithfields con el Dingo australiano, un perro primitivo considerado hasta ese momento una plaga para el ganado. Lamentablemente no se obtuvieron los resultados esperados. Diez años más tarde, otro australiano decidió cruzar Dingos con Highland Collies importados. Más tarde se añadió Dalmata a las cruzas para conseguir un perro más fiel, y Kelpies, para conseguir el perro trabajador que tenemos hoy en día. Después de la Segunda Guerra Mundial, la raza fue llevada hasta los Estados Unidos.

Los perros Ganaderos Australianos se destacan por su coloración única, que les ha ganado el apodo de “perros azules” (también existe una variedad rojiza). Además de para pastoreo, se los emplea en tareas diversas, como perros de rescate, perros de caza, o perros detectores de explosivos o de narcóticos.

Salud y nutrición

Los Ganaderos Australianos son perros medianos de un peso de 15 a 20 kilos, una altura de entre 43 y 51 cm, siendo las hembras algo más pequeñas. De hocico grande y labios apretados, se caracterizan por su contextura musculosa. Su expectativa de vida es de entre 12 y 14 años. Como cualquier otra raza, tienden a desarrollar algunos problemas de salud debido a su genética. En esta raza tienen incidencia la displasia de caderas y otros problemas articulatorios, la atrofia retinal progresiva y la sordera congénita. Un problema de salud que se puede prevenir es la obesidad, proporcionándole al Australian Cattle Dog suficiente ejercicio y una dieta balanceada.

Debido a que esta raza tiene tendencia a problemas musculares y esqueléticos, una dieta que les aporte dosis extra de glucosamina y condroitina mantendrá más fuertes sus huesos y sus articulaciones, y te ayudará a preservar la salud de tu perro y su calidad de vida por más tiempo.

Temperamento

El perro Australiano de Ganado es un animal muy inteligente, protector y servicial, pero antes de decidirte a adoptar uno, es importante comprender que están preparados para ser perros de trabajo, para cuidar el ganado en el campo, y no soportan bien el vivir en una ciudad. Un perro de esta raza que pasa mucho tiempo solo, sin estímulo mental ni posibilidades de hacer suficiente ejercicio físico, será un perro problemático que destrozará muebles o cavará hoyos en todo el jardín.

Por otro lado, son perros que siempre están atentos a cuidar a sus amos, vigilantes y alertas aún sin ladrar demasiado porque se los conoce como perros silenciosos. Son muy desconfiados de los extraños y es importante adiestrarlos bien para evitar conductas agresivas (de hecho, uno de los nombres por los que se les conoce, Heelers, se traduce como “talonero” debido a los mordiscos que puede tirar).

Esto no debe frenarnos de adoptar Australian Cattle Dogs cachorros, ya que siempre y cuando reciban un buen adiestramiento temprano pueden ser obedientes y cariñosos, también con los niños. Por cierto, cuando en la familia haya niños, es importante que el perro esté expuesto a ellos desde cachorro, para favorecer su socialización. Y si vienen otros niños a casa (amiguitos, por ejemplo), es preferible aislar al perro Australian Cattle porque podría tomar una situación de juego como una agresión hacia sus pequeños amos. Es un perro inteligente que necesita de un buen entrenamiento y de mucho trabajo para hacer para no aburrirse.

Ejercicios

Al ser un perro de trabajo, el Australian Cattle Dog necesita hacer mucho ejercicio regularmente: caminar o correr largas distancias, jugar mucho con sus amos y pasar buena parte del tiempo al aire libre. Eso sí, procura mantenerlo alejado de otros perros para evitar comportamientos agresivos.

Aseos

Un punto fuerte de esta raza es que requieren muy poco mantenimiento y aseo: alcanza con un cepillado seminal para eliminar el pelo suelto. Una o dos veces al año cambia el pelaje, en esta época sí tendrás que cepillarlo con más frecuencia. Con respecto a los baños, puedes bañarlo ocasionalmente si se ensucia mucho. Revisa sus orejas para asegurarte de que estén limpias y secas, y de que no haya signos de infección.

Con todo lo que ya sabes acerca del Australian Cattle Dog, estás en condiciones de decidir si es la raza de perros más apropiada para compartir tu vida y la de tu familia.