Saltar al contenido

Dálmata

Aunque su popularidad llego con la película de Disney en 1960, este ejemplar perro tuvo mucha fama a finales del siglo XVII, siendo considerado un perro guardián extraordinario. Sus manchas, en conjunto con su esbelta figura y su alegría contagiosa, le dieron al Dálmata un puesto en muchos hogares del mundo como una mascota fiel, cariñosa y protectora.

Historia del Dálmata: el origen del Bombero Manchado

Hoy en día, no hay nadie en la faz de la tierra que no conozca a este manchado canino. Sin embargo, este hecho se contradice con sus orígenes porque aún no sabemos con exactitud de dónde proviene el Dálmata. Existen varias teorías que tratan de ubicar al perro en diferentes partes de la historia, pero ninguna de ellas tiene pruebas sólidas de que sean ciertas.

Existen algunas evidencias de la presencia de perros de este tipo en la civilización egipcia, en donde se han hallado imágenes de perros con manchas en las paredes de cuevas y tumbas, en donde salen corriendo al lado de carruajes tirados por caballos.

Otros apuntas sus orígenes en Yugoslavia señalando a Yuri Dalmatin como se creador. Ya que este hombre recibió perros desde Turquía a finales del siglo XVI conocidos como “Dalmatins” o “Perros turcos”.

También existen imágenes de Dálmatas en unas pinturas y frescos encontradas en Croacia en la provincia de Dalmacia que datan del siglo XVII, por lo que la Federación Cinológica Internacional (FCI) le adjudica su origen a esta región por ser las primeras imágenes documentadas del can.

Ya para finales del siglo XVII, es cuando el Dálmata llega a Inglaterra marcando un antes y un después en su historia. Se hizo popular rápidamente entre la clase alta de Inglaterra, siendo usado como “perros de carruaje” o “perros chocheros” en donde tenían que ir escoltando a los carruajes durante los viajes para proteger y vigilar a los caballos y a los carruajes.

Una vez que este tipo de transporte dejó de ser popular por la invención del automóvil, los Dálmatas fueron abandonados por la clase alta por ser innecesarios. Por otro lado, los perros también eran usados para cuidar a los carruajes de bomberos, por lo que eran conocidos como “perros bomberos”; designación que aún se mantiene en la actualidad, siendo el Dálmata la mascota oficial de muchas estaciones de bomberos.

Gracias a la popular película animada de Disney de 1960, “101 Dálmatas”, la fama de estos canes resurge nuevamente convirtiéndose en la mascota favorita del momento. Dicho acontecimiento terminó perjudicando a la raza ya que se empezó a criar indiscriminadamente, conllevando a que se produjera más enfermedades hereditarias.

Características del Dálmata

·         Tamaño y peso

El Dálmata es un perro de tamaño mediano, cuerpo esbelto y atlético, con un peso promedio de 25 kg, siendo los machos de 15-32 kg y las hembras de 16-24 kg. Mientras que su altura a la cruz es de 50-61 cm en machos y de 45-55 cm las hembras.

·         Cabeza

Es de un tamaño proporcionado en forma de prisma, guardando una armónica proporción con el resto del cuerpo, libre de arrugas. La nariz es del mismo color que las manchas del pelaje, cuyo stop (depresión naso-frontal) esta moderadamente definida.

Sus ojos son ovalados, moderadamente separados, de color marrón o azules con el contorno negro correspondiendo el color con las manchas (algunos ejemplares sufren de heterocromía, es decir, un ojo azul y otro marrón). Las orejas son de mediano tamaño, triangulares, con bordes redondeadas, de inserción alta, caídas y moteadas.

·         Cuerpo

Es rectangular, con una longitud mayor que la altura a la cruz. Su espalda es recta y fuerte, con el pecho profundo y no tan ancho. La cola es larga, de inserción mediana, que se mueve rápidamente y es moteada.

·         Pelaje

Es corto, brillante, liso, denso, y duro. Su color es blanco con su característico moteado con manchas negras o color hígado. Si el pelo se cae, es sustituido por uno blanco.

Otros perros de raza mediana

Carácter y temperamento del Dálmata

Es un perro muy amistoso, cariñoso, fiel y leal con su familia humana, tiende a ser muy unido a ellos porque odian la soledad, por lo que los convierten en excelentes compañeros. Son muy tolerantes y sociables, reaccionan bien antes personas y animales desconocidos llegando a ser reservado, pero no agresivos; aunque hay que tener cuidado con los tirones de cola y oreja de los niños.

Son animales muy activos, juguetones y llenos de energía, siendo muchas veces revoltosos, por lo que es importante que realicen ejercicios para liberar la energía y mantener el aspecto musculoso y atlético; a ellos les encantará compartir con sus propietarios, así que te lo agradecerán. Pero una vez en casa, también les gusta las actividades hogareñas, comportándose más tranquilos y pacíficos.

El Dálmata es muy inteligente, así que su adiestramiento es fácil y rápido, solo asegúrate de hacerlo cuando es aun cachorro para que aprenda a socializar a temprana edad. Ellos se adaptan a los cambios de humor de las personas, mostrando un comportamiento activo si quieres jugar o siendo más dócil si estas preocupado o triste.

Cuidados del Dálmata

  • La alimentación debe ser adecuada para esta raza, ya que tiende a perder mucha energía durante los ejercicios. Así que asegúrate de que reciba una porción rica en proteína de salmón y carbohidratos de patata de acuerdo a su edad y peso.
  • Requiere una serie de ejercicios diarios que cubran las altas demandas de energía. Asegúrate de que realice una hora de ejercicios activos al día, esparcidos en un mínimo de tres largos paseos y juegos de inteligencia. Así evitarás conductas destructivas por la acumulación de estrés.
  • Su pelaje necesitará cepillado regularmente para eliminar el pelo muerto. Si deseas evitar acúmulos de pelo en casa, un cepillado diario de 5 minutos ayudará.
  • Al menos que el perro esté extremadamente sucio, será suficiente un baño cada dos meses con un champú especial para no irritar su piel sensible. Retira los restos con abundante agua caliente y sécalo con una toalla para luego terminar con un secador eléctrico a temperatura moderada.
  • La higiene del oído es importante en los Dálmatas porque suelen sufrir de otitis, así que hazlo cuidadosamente una vez a la semana con una gasa y un producto especial.