Saltar al contenido

Griffones belgas

Griffones belgas

También conocidos como Grifón de Bruselas, estos pequeños perritos cobraron fama con su aparición estelar en la comedia As good as it gets, que le hizo ganar el Oscar a Jack Nicholson. Conozcamos más acerca de esta raza de perros pequeños.

Origen

Está más que claro el lugar donde se origina la raza de los Griffones belgas. La época, sin embargo, no está tan definida, porque si bien la raza se reconoce de manera oficial en 1880, hay pinturas anteriores (incluso del siglo XV) que muestran pequeños perros con características muy similares a los Griffones. Estos pequeños perritos eran conocidos por ser mascotas preferidas por la realeza. Entre sus ancestros hay ejemplares de Carlino, Toy Spaniel y Yorkshire Terrier.

De cualquier manera, el estándar oficial data de principios del siglo XX. Desde entonces, son elegidos como perros de compañía por su gran inteligencia y su simpático rostro de expresiones tan parecidas a las de las personas. También se dice que se mimetizan con el comportamiento de sus dueños, lo que los hace tan queribles.

Salud y nutrición

Se trata de una de las razas de perros pequeños más diminutas, ya que sus ejemplares pesan entre 3 y 5 kilos, ¡pueden caber en un bolso de mano! Su constitución es más bien cuadrada, con una cabeza bastante grande con respecto al cuerpo y un rostro achatado que suele estar adornado por cejas abundantes, bigotes y una barba característica. Tienen cola levantada y ojos grandes y algo saltones, un detalle que hay que observar ya que los problemas en los ojos son una de las pocas condiciones de salud que suelen afectar a la raza.

Como otros perritos de cara achatada, los Griffones belgas suelen resoplar y roncar (aunque lo hacen menos que otras razas pequeñas, como el bulldog francés). Otro aspecto a tener en cuenta es que suelen tener problemas en el parto, así que las hembras al momento de nacer sus cachorros suelen requerir una cesárea. Por lo demás, son perros muy sanos y particularmente longevos, ya que suelen vivir 15 años y aún muchos ejemplares alcanzan los 18.

Con respecto a su alimentación, suelen tener un metabolismo rápido. Lo mejor es servirles pequeñas porciones de alimento varias veces a lo largo del día.

Temperamento

El perro Griffón es muy curioso y despierto, una excelente mascota ya que disfruta enormemente la compañía de su familia humana, es cariñoso con todos pero en general suele elegir a una persona para apegarse particularmente y seguirlo a todos lados. No necesariamente es la mejor raza para convivir con niños, por ser un tanto nerviosos. Sin embargo, la convivencia puede ser pacífica si los niños son tranquilos y aprenden a tratarlo con respeto.

Un defecto de esta raza es que suelen ladrar mucho, sobre todo si se ven obligados a pasar largos ratos en soledad. No es la mejor opción como mascota si toda la familia se ausenta durante gran parte del día, ya que el perrito sufrirá (y hará sufrir a los vecinos). Por otro lado, son algo obstinados y muy posesivos con sus pertenencias, no es sencillo adiestrarlos y es importante hacerlo mientras todavía son cachorros. Es fundamental que el Griffon belga entienda su lugar de subordinado frente a las personas, porque si no se lo educa con firmeza, se sentirá el líder de la manada y se volverá caprichoso y dominante.

Ejercicios

El tamaño pequeño de esta raza es una ventaja en el sentido de que se pueden adaptar a vivir en cualquier sitio, incluso en departamentos pequeños siempre y cuando –insistimos- estén acompañados durante el día y tengan varias oportunidades en la semana para salir a caminar y a hacer ejercicio. Un paseo al aire libre por el parque les dará la posibilidad de hacer ejercicio y mantenerse sanos y activos.

Algo a tener en cuenta con los perros Griffon es que son muy sensibles a los cambios de temperatura: en invierno es conveniente que lo abrigues bien antes de salir, y en verano que procures que no se agiten demasiado en las horas de calor.

Aseos

El pelo de la raza Griffón merece cuidados especiales. El Griffón belga de capa rugosa, en particular, necesita un cuidado especial en su abrigo para evitar enredos. Por un lado, es un pelaje duro, que necesita que se lo cepille regularmente y que se retire el cabello muerto. Los pliegues en su hocico, sus cejas y su barbilla característica también ameritan paseos regulares a la peluquería canina. La ventaja de invertir tiempo y dinero en su cuidado no solamente es una mejora en su aspecto, sino que el perro perderá poco pelo en casa.

Por otro lado, la variedad Griffón belga de capa lisa necesita menos cuidados, y suele alcanzar con cepillarlos en casa. Eso sí, el tiempo que ahorras cuidando su pelo lo pasarás recogiéndolos de tus alfombras, muebles y ropa…

Ahora que ya sabes lo que necesitas sobre la raza de perros Griffón belga, ¿te gustaría tener uno?