Saltar al contenido

Scottish Terrier

Los Scottish Terrier son una raza muy elegante y fina, de personalidad territorial, independiente y leal. En este post te mostramos todo lo que necesitas saber sobre esta raza europea, ¡sigue leyendo!

Origen del Scottish Terrier

Los Scottish Terrier tienen una historia interesante y casi indocumentada. Se tiene la creencia que la primera aparición de esta raza fue en la descripción del escritor y filósofo Pliny the Elder, en el momento que los Romanos invadieron Gran Bretaña.

Pliny the Elder escribió algo similar a que los Romanos hallaron pequeños perros que podían cavar su lugar en el suelo. De esta manera, los Romanos solían llamar a estos perros ‘terrarii’, que significa trabajadores de la tierra; dicha palabra deriva del latín ‘terra’, lo que quiere decir tierra. Por consiguiente, los Terrier escoceses eran cazadores y todavía lo son por puro instinto.

Siendo una de las razas más viejas de Escocia, los Scottish Terrier se volvieron populares a lo largo del tiempo. Fueron incluso perros de importantes reyes de Inglaterra y regalos a monarcas franceses.

Debido a esa fama adquirida a través de las monarquías, para finales del año 1890 el Scottish Terrier se independizó como una raza sólida, dentro del grupo de los Terrier (donde también se encuentran los Skye, Cairn y West Highland white terrier).De esta manera, a mediados del año 1930 el Kennel Club Británico reconoció al Terrier Escocés como la raza que conocemos hoy.

Características

  • Tamaño: pequeño, entre 25 y 28 centímetros.
  • Pelaje: capa doble, denso y áspero. Colores negro, trigo y abigarrado.
  • Esperanza de vida: de 11 a 13 años.
  • Peso: entre 8 y 10 kilogramos (puede variar dependiendo edad y sexo).
  • Hocico: fuerte y profundo. De dimensiones no muy grandes.

Personalidad de un Scottish Terrier

Independientes, serios e inteligentes son algunas de las muchas cualidades que los Scottish Terrier poseen. Esta raza tiende a ser distante hacia la gente en general, sin embargo, hacia su familia suele ser atento y cariñoso; lo que lo convierte en un perro tranquilo en espacios rodeados de personas desconocidas.

Además, sus estados de ánimo son muy maleables a los de la familia, si todos en casa están descansando, posiblemente él también, si deciden ir a tomar un paseo rápidamente él se integrará a lo que la familia proyecte.

Hay que tomar en consideración su origen como Terrier (cazadores), si otro perro lo provoca él peleará hasta el final, los Scottish Terrier son decididos y sensibles a la ira y el enojo, por lo que debes ser cuidadoso en este aspecto.

Es recomendable, incluso necesario, que siendo un cachorro tenga una buena exposición a la socialización. A través de ello, se puede disminuir la sensibilidad hacia el enojo y a su vez garantiza que sea un perro sano psicológicamente.

Salud

Los Scottish Terrier son saludables en la mayoría de los casos. Pero, como cualquier otro perro, existe la posibilidad de que padezca ciertas condiciones o enfermedades.

  • Calambres: es un desorden común en esta raza y se considera inofensivo. Sucede en contextos en los que el perro esté estresado o sobreestimulado (como en el ejercicio, luego de jugar, entre otros). El síntoma que más predomina es que no pueda llevar sus extremidades a reposo, esta enfermedad no es progresiva y muchos Scottish Terrier viven con ella sin tratamiento. Sin embargo, en casos severos lo más recomendable es acudir a un veterinario, normalmente este padecimiento se trata con vitamina E o Prozac.
  • Enfermedad de Von Willebrand: es una enfermedad sanguínea hereditaria que interfiere en la habilidad de la sangre para coagular. Los veterinarios usualmente hacen pruebas para saber esta condición cuando el Scottish Terrier es un cachorro.
  • Luxación patelar: luxación hace referencia a la dislocación de una parte anatómica. Mucho más específico para los Scottish Terrier es la rótula (hueso ubicado en la parte delantera de la articulación de rodilla), en su mayoría es dolorosa y requiere atención médica.

Alimentación

La cantidad de comida recomendada va de 1 a 1 taza y media de alimento seco para perros. Es significativo destacar que la cantidad de alimento puede variar dependiendo la edad, sexo, metabolismo y nivel de actividad de tu perro. Por tanto, siempre es bueno obtener la orientación de un profesional para saber con exactitud qué es lo mejor para tu Scottish Terrier.

Cuidados

Los Scottish Terrier pueden tornarse destructivos cuando están aburridos, por este motivo, es esencial que prepares actividades para él con mucha frecuencia, bien sea paseos, ejercicios, juegos, entrenamientos, entre otros.

Por otro lado, muchos creen que esta raza es fácil de mantener, pero en realidad la raza necesita una gran cantidad de aseo. El pelaje debe arreglarse semanalmente para una mascota y diariamente para un perro de exposición.

Para cepillar un Scottish Terrier se utilizan diversas herramientas: un cepillo rígido, un guante de caza, un peine de dientes anchos para la barba y unas tijeras para recortar.

Los Scottish Terrier son perros hermosos, sofisticados y tranquilos. Se comportan bien con otras personas y niños, a su vez, son una raza muy curiosa e independiente. ¡Un Scottish Terrier puede ser el compañero perfecto para ti!