Saltar al contenido

Whippet

Perro látigo”, “perro rápido” o “perro resorte” son algunos de los apodos que recibe esta variedad inglesa de galgo, famoso por ser el más veloz en carreras cortas. ¡Llegan a alcanzar los 70 km/h! Si bien se los crió para la caza deportiva, los perros Whippet son también excelentes mascotas.

Origen

Si bien la raza Whippet tiene antecedentes que incluso llegan hasta el Antiguo Egipto, lo cierto es que esta raza canina tal como la conocemos fue desarrollada en Inglaterra, en el siglo 18. Por su pequeño tamaño –son menores que el Greyhound, y de hecho, fueron conocidos como el “Greyhound de los pobres”- y por su gran velocidad para atrapar y matar presas pequeñas, se los empleó como perros ratoneros, así como para cazar conejos y liebres, además de como perros de carrera a fines del siglo 19.

Por esta misma época se comenzó a emplear Whippets como mascotas, y desde Inglaterra llegaron a otras partes del mundo. Parte de su herencia se la debe a galgos y terriers italianos. Fueron aceptados por el American Kennel Club en 1888 y en Inglaterra, un par de años después.

En la actualidad, las carreras de Whippet continúan, aunque ya no se realizan en callejones ni persiguiendo conejos vivos o pañuelos, sino una liebre mecánica.

Salud y nutrición

Los perros de raza Whippet suelen alcanzar un peso de 12 kilos, y la altura a la cruz es de entre 45 y 50 cm, siendo las hembras un poco más pequeñas. En cuanto al pelaje, fino y corto, puede presentarse en diversos colores. Son perros que alcanzan una expectativa de vida de entre 12 y 15 años.

Si bien son animales resistentes y longevos, como en cualquier raza existe determinada predisposición a ciertas enfermedades. En el Whippet, existe preponderancia de enfermedades oculares, como las cataratas, o la atrofia progresiva de retina, que en general aparecen a edad avanzada de algunos perros.

Con respecto a la alimentación del Whippet, es importante ofrecerles siempre alimentos de excelente calidad. Lo mejor es repartir la porción diaria en dos comidas, evitando los momentos antes e inmediatamente después del ejercicio.

Temperamento

El perro Whippet no solo es un gran corredor: también es un animal muy dulce y cariñoso, que se apega a su familia humana y que puede convivir bien tanto con otras personas como con perros. De todas maneras, no conviene que haya otras mascotas en casa (como gatos, hámsteres o conejos) ya que podrían desatar su instinto de cazador.

Más allá de su agilidad y su gusto por correr al aire libre, son perros muy tranquilos en casa, disfrutan mucho acurrucados en un sitio caliente y confortable ya que sufren mucho las bajas temperaturas. ¿Te molesta que tu perro pretenda compartir la cama contigo? ¡Mejor busca otra raza! No suelen ladrar fuerte y son amistosos con los niños. Puedes tener un Whippet en un departamento, siempre y cuando tenga suficientes oportunidades diarias para correr y hacer ejercicio.

Para adiestrar al Whippet cachorro, lo ideal es que sea solamente con refuerzos positivos y que se lo socialice adecuadamente, ya que es muy tímido con los desconocidos. Como ocurre con otras razas, los perros Whippet añoran la compañía de sus dueños y sufren mucho si se los deja solos por períodos prolongados.

Ejercicios

No en vano es el perro más rápido en carreras cortas: necesita correr libremente para sentirse feliz y gastar energía. Se destaca en deportes para perros con sus vueltas y giros. Si adoptas un Whippet debes estar dispuesto a sacarlo tres veces diarias y, en lo posible, también debes dedicar un rato cada día a jugar activamente con él, arrojando una pelota para que la recoja, o corriendo a su lado. Si no vives en una casa con patio o jardín, siempre se puede ejercitar al perro en un parque vallado o en un canil. Es importante que desde cachorro lo habitúes a estar en contacto con otros perros para que socialice bien con ellos.

Algo a tener en cuenta es la mencionada sensibilidad al frío de la raza Whippet: en invierno o en días de muy baja temperatura deberás proveerlo de un abrigo adecuado para salir al exterior.

Aseos

Un punto a favor de esta raza es que no requiere gran mantenimiento en lo que aseo se refiere. Debido a su pelaje tan corto y fino, no necesita un cepillado muy exhaustivo, a menudo alcanza con pasarle un guante para que se desprendan los pelos muertos. En cuanto al baño, por lo general alcanza con una vez al mes, aunque claro, si el Whippet ha estado corriendo en un lugar con mucha tierra, plantas o barro, entonces sí habrá que higienizarlo –en particular si recordamos su afición a subirse a la cama y otros muebles.

Ahora que los conoces bien, ¿te gustaría tener un perro Whippet?